FANDOM


Tarsonis fue alguna vez la base de la Confederación y ahora esta bajo cuarentena del Dominio.

HistoriaEditar

Tarsonis fue el planeta donde aterrizó el supercarguero Nagglfar, una de cuatro naves-colonia que transportaron a los Terran al sector Koprulu. El Nagglfar dirigía la flota y contenía la supercomputadora ATLAS que guió a las cuatro astronaves en su viaje de 28 años. Aunque ATLAS sufrió diversos errores críticos, fue un componente vital que permitió que los nuevos habitantes de Tarsonis tuvieran ventaja al momento de establecerse.

AterrizajeEditar

La tecnología de las colonias fundadas por los pasajeros de las otras dos naves que se estrellaron en Moria y Umoja siempre fue inferior a la existente en Tarsonis (la cuarta nave fue destruida cuando intentó efectuar el aterrizaje). Cuando las colonias entraron en contacto 60 años después, Tarsonis era la más avanzada y próspera.

Las tres colonias se expandieron hacia otros mundos y desarrollaron sus propios sistemas económicos autosustentables. En un principio, Tarsonis buscó establecer un conglomerado gubernamental pero Moria y Umoja se negaron, ya que la supremacía de Tarsonis era algo muy factible en tal situación. A modo de respuesta, las familias regentes de Tarsonis expandieron sus ejércitos y sus operaciones de colonización se volvieron más agresivas; además, instituyeron la Confederación Terran y se enfrentaron a los habitantes de Moria en la Guerra de Gremios. Después de casi cuatro años de guerra, los Confederados declararon la victoria después de entablar “negociaciones” de paz con la Coalición Kelmoriana. El resultado de la guerra reafirmó la posición de la Confederación como el poder principal del sector; donde Tarsonis constituía el punto central de su gobierno y economía. En teoría, cada planeta Confederado tenía sus propios senadores, sin embargo, la Confederación se regía desde la bulliciosa Ciudad Tarsonis, capital planetaria de Tarsonis.

TarsonisEditar

El clima de Tarsonis era templado y los terran se expandieron rápidamente para expandir ciudades e industrias sobre gran parte de su superficie. En la cúspide del poder de la Confederación, las colonias enviaban diariamente grandes cantidades de dinero y materiales a Tarsonis. La explosión económica del planeta eclipsaba a la de cualquier otro mundo terran en el sector Koprulu y su población aumentó de manera exponencial. Conforme amasaban sus fortunas personales y competían por el poder, las familias dinásticas que gobernaban Tarsonis se volvieron más codiciosas y corruptas. Con la creciente división entre ricos y pobres, comenzó a haber descontento y sublevaciones en los planetas de la Confederación. Las familias regentes respondieron con medidas cada vez más violentas para mantener a las colonias bajo control, algo que culminó con la aniquilación nuclear de Korhal IV; cuando dicho mundo intentó separarse del gobierno Confederado.

ProtestasEditar

Las protestas por la destrucción de Korhal plantaron las semillas para la derroca de la Confederación. Arcturus Mengsk creó a los Hijos de Korhal y pasó de dirigir una organización terrorista, a comandar una rebelión interplanetaria a gran escala. Cuando comenzó la invasión zerg, la Confederación estaba luchando por sobrevivir. Mientras el Enjambre descendía sobre el espacio terran, los Hijos de Korhal aprovecharon la oportunidad para dar el tiro de gracia a la Confederación. Pese al amargo conflicto, Tarsonis fue arrasado y devastado por los zerg; se estima que murieron más de dos billones de personas. Poco después, los zerg abandonaron el planeta por razones desconocidas.

Dominio TerranEditar

Tras la invasión zerg, los Hijos de Korhal unificaron a los remanentes de la Confederación para instituir el Dominio Terran, con Arcturus Mengsk a la cabeza. Los refugiados de Tarsonis han sido acogidos por otras colonias, pero el planeta no ha sido colonizado de nuevo. El Dominio Terran colocó Tarsonis bajo cuarentena estricta mientras los equipos de salvataje del Dominio examinan los escombros en busca de tecnología Confederada y secretos militares que pudieran haber sobrevivido al asalto. Pese a todo esto, el emperador Mengsk ha prometido lo siguiente a todos los refugiados dispersos de este vibrante mundo: Tarsonis será restaurado y el Domino lo guiará a un mejor futuro.